20ºC - Parcialmente nublado
Viernes, 19 de Julio de 2024

HOGAR DE NOCHE: UN REFUGIO QUE TRANSFORMA VIDAS EN SALTA

Salta08/07/2024 10:48 hs.
56 lecturas


El Hogar de Noche en Salta se ha convertido en un faro de esperanza para quienes viven en situación de calle. La historia de Nahuel García, un joven de 24 años, es un testimonio conmovedor del impacto positivo de este refugio. Nahuel, que solía dormir "en cualquier lado", encontró en el Hogar de Noche el apoyo necesario para cambiar su vida. Hoy, trabaja en una empresa en Chile, demostrando que con voluntad y el apoyo adecuado, es posible superar las adversidades y las adicciones.

Este refugio, ubicado en la calle 20 de Febrero 231, ofrece mucho más que un techo para pasar la noche. Con capacidad para 60 personas, proporciona cena, cama frazada, duchas y desayuno. Luz Arévalo, directora General de Asistencia Crítica del Ministerio de Desarrollo Social, destaca la importancia de la paciencia, el abordaje y el acompañamiento en el proceso de transformación de cada individuo que llega al hogar.

 Un logro significativo del Hogar de Noche ha sido la revinculación de más de 10 personas en situación de calle con sus familias. Este dato subraya el profundo impacto que el refugio tiene no sólo en la vida de los individuos, sino también en la reconstrucción de lazos familiares que parecían perdidos. Cada reencuentro representa una historia de reconciliación y nueva oportunidad.

El impacto del refugio se hace especialmente evidente durante los crudos inviernos de Salta. Raúl Alfonso Cari, de 46 años, es otro de los beneficiarios que se encuentra en el Hogar de Noche protección contra el frío y un ambiente de compañerismo. El refugio también ayuda a las personas a mantenerse alejadas del alcohol, promoviendo un estilo de vida más saludable y estable.

La comunidad juega un papel crucial en el éxito del Hogar de Noche. Los ciudadanos pueden llamar al 911 si detectan personas que necesitan ayuda, y las donaciones de ropa y comida son fundamentales para su funcionamiento. Este esfuerzo colectivo no solo ofrece un espacio seguro para dormir, sino que brinda la oportunidad de reconstruir vidas, reintegrar a las personas a la sociedad y, en muchos casos, reunir familias separadas por las circunstancias.