30ºC - Cielo cubierto
Miércoles, 23 de Junio de 2021

Ciberdefensa, retos y desafíos en el siglo XXI

Internacionales09/05/2021 20:15 hs.



La ciberdefensa es una cuestión sumamente estratégica en el siglo XXI, para muchos países alrededor del mundo y es un tema que dado a la crisis mundial producida por el coronavirus, se vio mucho más visibilizado por la virtualidad y la gran conexión de redes mundialmente.

DIFERENCIA CIBERDEFENSA Y CIBERSEGURIDAD


La International Telecommunication Union (ITU), organismo especializado en telecomunicaciones de la Organización de las Naciones Unidas, establece cinco elementos fundamentales para desarrollar las estrategias de Ciberseguridad entre los que se encuentra el desarrollo de un marco legal para la acción y de medidas técnicas o la aplicación de una cultura de Ciberseguridad y de cooperación internacional.
 El concepto de Ciberseguridad es complementario al de Ciberdefensa y materializa la defensa nacional digital, pero el desarrollo de conceptos como el Ciberterrorismo o el Cibercrimen, cada vez más presentes en nuestra sociedad, hacen fundamental la existencia de mecanismos exclusivos de Ciberdefensa.

En el caso de España es el Mando Conjunto de Ciberdefensa (MCCD) el organismo que se encarga de garantizar un acceso libre al ciberespacio y de dar respuesta ante amenazas o agresiones que puedan afectar a la defensa nacional. También trabaja para garantizar la disponibilidad, integridad y confidencialidad de la información y en la cooperación en materia de Ciberdefensa a nivel internacional.
En la Argentina en el año 2014 se creó en el ámbito del estado mayor conjunto, el comando conjunto de ciberdefensa (CCCD) como misión principal enfrentar ataques en un ámbito de operaciones conocido como el quinto dominio o ciberespacio, que complementa las dimensiones clásicas: tierra, aire, mar y espacio. Su objetivo es detectar amenazas y gestionar riesgos de ataques cibernéticos a la infraestructura informática crítica para el cumplimiento de misiones militares y los sistemas de servicios esenciales para la seguridad nacional (como los sistemas de armas, redes de energía, centrales nucleares o sistemas financieros), y en el caso de un ataque, recuperar las capacidades con rapidez.


Sin dudas estamos frente a una política estratégica que demanda los recursos más esenciales de nuestro país en materia militar, así como también en recursos humanos en permanente formación. La sofisticación que logran los sistemas de ataque entre países y las amenazas allí derivadas, es una carrera contra reloj para muchos profesionales expertos en sistemas y nuevas tecnologías para poder contrarrestar cualquier ataque contra la infraestructura nacional estratégica (I.N.E) 
Si bien Argentina no ha vivido ataques devastadores como el ataque cibernético de junio de 2017 que paralizó a Ucrania –atacando empresas eléctricas, aeropuertos, bancos, sistemas de transportes y prácticamente todas las agencias federales del país–, la amenaza en la región es real.

 El virus NotPetya, que los gobiernos de los EE. UU. y Gran Bretaña culparon públicamente a Rusia, también afectó a varios otros países y compañías globales como la empresa farmacéutica estadounidense Merck y la naviera danesa Maersk,reportó la revista estadounidense WIRED en una serie de reportajes.

Según investigaciones de agosto de 2019 de la compañía internacional de ciberseguridad Kaspersky, Latinoamérica enfrentó 45 millones de amenazas cibernéticas en 2018. Brasil y México encabezan la lista de los países de la región con más intentos de ataques. Argentina, agregó la empresa, sufrió casi 50 ataques informáticos por minuto. En una entrevista con la revista estadounidense Harvard Business Review, un agente de Interpol en materia de ciberdelincuencia dijo que el 80 por ciento de los hackers están vinculados al crimen organizado, que operan en redes muy bien enfocadas a diferentes ataques alrededor del mundo. 


UN ENFOQUE DE INTEGRACIÓN REGIONAL 

La cuestión de la defensa de nuestro ciberespacio debe tener un enfoque regional y con una gran pluralidad de opiniones a nivel multilateral, esto se hace necesario ya que dado la riquezas en los recursos naturales como la amazonas hasta la pampa humedad, y el gran sector de infraestructura industrial (fábricas, represas, centrales nucleares y energéticos)  hace de nuestra región una zona muy sensible para algún ataque en el ciberespacio, sin tener en cuenta aquellos ataques producidos en nuestro sistema financiero en cual expone enormemente la seguridad nacional con los intereses económicos de nuestra nación. 
Una defensa del ciberespacio en un comando único a nivel regional en américa del sur, no es para nada una idea fuera de alcance y alejada de la realidad solamente depende de una organización eficiente a nivel diplomático, para rechazar amenazas proveniente de intereses ajenos a nuestro continente. 

CIBERDEFENSA HACIA EL FUTURO  


Como compromiso en nuestro país y la creciente amenaza que nos depara el futuro, se hace imprescindible estar a la altura de las nuevas alteraciones que puedan suscitarse en el ciberespacio, la entrada de computadora cuánticas más veloces con servidores conectados automáticamente a la nube con la red blockchain, significara un gran reto para el futuro en la seguridad nacional como política estratégica en defensa de toda la infraestructura sensible, así como de aquellos recursos necesarios para producción de la industria nacional. La defensa nacional como una política de estado duradera y aplicada a los desafíos del presente siglo, nos llevará a estar a la vanguardia en la región en aplicar correctamente un sistema de defensa y de respuesta rápida ante alguna amenaza tanto de estados como de organizaciones criminales en el ciberespacio. 



Autor:
Jorge Gonzalo Fernández Blanco
Director del diario impacto salta y miembro de la red mundial de jovenes politicos, trabajo presentado en el marco de la diplomatura en defensa nacional organizado por la undef y el ministerio de defensa de la nacion.