14ºC - Muy nublado
Viernes, 30 de Octubre de 2020 |

Un cura pidió que se saquen el barbijo porque “Dios los va a cuidar” y hay 1000 aislados

Nacionales16/09/2020 22:21 hs.



La imprudencia de una sola persona puede afectar a miles, como en el caso del cura que en misa dio el peor de los consejos.  “Dios los va a cuidar” dijo, y alentó a los feligreses a quitarse el barbijo.

Sucedió el 8 de septiembre, en Justiniano Posse, una localidad del departamento Unión, al sudeste de la Provincia de Córdoba. De los 8500 habitantes, hay 1000 aislados preventivamente por coronavirus gracias a ese peligroso comentario.


Hasta esa fecha, sólo se habían registrado dos casos cuando arrancó la cuarentena, y eran viajeros que traían el Covid-19 de afuera. Por eso a Justiniano Posse y alrededores se los consideraba “zona blanca”.

Pero la situación cambió radicalmente a partir de una misa con peregrinación, celebrando a la virgen patrona del pueblo. Con la “autorización” del sacerdote, la gente no cumplió con los protocolos, y se quitó el barbijo.


“Habían establecido protocolos para misas con distanciamiento y una cantidad máxima de personas”, explicó el periodista Adrián Leonardi, de FM Sudeste. “Testigos dicen que el sacerdote decía que quienes usaban barbijo eran miedosos y que no tenía que haber miedo a la muerte porque si moríamos nos íbamos antes con Dios”, explicó en el programa Arriba Córdoba.
El resultado de esta imprudencia fue más que elocuente: hay 16 casos activos de coronavirus, y debieron aislar a 1000 personas que tuvieron contacto directo con los contagiados. Según Leonardi, el cura “es totalmente antivacunas, anticuarentena. Incluso en su Facebook, que eliminó ayer, bajaba ideas en este sentido”, comentó.


Por su parte, el director del Hospital de Justiniano Posse, Oscar Gómez, confirmó los contagios y su relación con la ceremonia religiosa. “Tenemos 16 casos confirmados y activos, y hay hisopados en espera del lunes y martes, son bastantes”, informó el médico.“El 80 por ciento de los contagios salen de la misa”, aseguró, aunque evitó culpar directamente al sacerdote. “Yo no le puedo echar la culpa a nadie, acá la responsabilidad pasa por cada uno. Hubo una irresponsabilidad social, cuando no se cumplen las medidas como el distanciamiento y el barbijo pasan estas cosas”.

Lo cierto es que la negligencia de la gente, sumada a la irresponsabilidad del cura, llevaron a esta nueva situación sanitaria en el pueblo. “Tenemos más de 1000 personas en aislamiento por contacto estrecho y contactos de contactos, el árbol epidemiológico tiene la posibilidad de muchos casos más”, explicó Gómez.

Fuente: El doce