14ºC - Muy nublado
Domingo, 29 de Marzo de 2020 |



Sin compasión, y con extrema brutalidad, la Intendenta Capitalina Bettina Romero, tomó la cruel decisión de despedir a cerca de 300 empleados contratados de Cooperadora Asistencial de la Capita, entre ellos a "Eliana", que tiene sindrome de down. A pesar de que cuando fue diputada macrista votó a favor del pacto fiscal para la eliminación de los fondos de las cooperadoras, hoy parece que sufre de amnesia y decidió echar a la calle a trabajadores.
Los mismos fueron informados que “ningún empleado que trabajo para la campaña de Sáenz tendrá continuidad”. Parece ser que la dama de hielo finalmente mostró los dientes, o talves un poco de poder la mostró tal cual es. Son muchos los dirigentes que trabajaron en la campaña del año 2015, 2017 y 2019, que denuncian la falta de palabra y la traición de La Intendenta hacia el actual Gobernador de la Provincia y “su” gente, desconociendo o no queriendo reconocer que sin Gustavo Sáenz su sueño de ser Intendenta hubiera sido nada mas que un lindo sueño. Por los pasillos del edificio de Calle Buenos Aires al 700, se organiza un ejército y una masiva manifestación, con corte de calles y quema de gomas en la puerta del Centro Cívico Municipal. Indudablemente la imagen de la mandataria ha caído considerablemente en tan solo un mes de gestión, con los despidos de veterinarios en el hospital municipal de mascotas, la panadería social cerrada, la falta de empatia y carisma con los vecinos, hacen suponer que si no recupera la memoria y no cumple con las promesas que posibilitaron su llegada a la Intendendencia, los días al frente del sillón de moldes están contados, o al menos en 3 años su carrera política se habrá desvanecido, ya que no tendrá la suficiente fuerza y apoyo para ir por la reelección en la capital salteña.