14ºC - Muy nublado
Domingo, 29 de Marzo de 2020 |



La realidad en el País.
En Argentina, casi la mitad de las personas en situación de pobreza crónica tienen menos de 15 años, el 70% tiene un nivel educativo bajo y, si bien la mayoría de los adultos tienen trabajo, éstos son precarios y sin aportes de seguridad social y cobertura de salud. En los últimos 30 años la tasa de pobreza medida por ingresos nunca fue menor al 25%. El gobierno de Mauricio Macri termina su mandato con 40,8% de pobres según un promedio de varias encuestadoras, y definitivamente Salta no está exenta de este contexto de crisis.  


La realidad en Salta.

En el año 2011 murieron 10 niños en Salta, a causa de insuficiencia alimentaria, de agua potable y desnutrición, todos ellos menores a los 2 años de edad. En Salta, se registró una de las tasas de mortalidad infantil más alta del país: en 2018, hubo 10 muertes de menores de un año cada 1.000 nacimientos, según el último informe del Ministerio de Salud de la Nación. La Provincia se encuentra entre las cinco jurisdicciones más vulnerables para los infantes, después de Corrientes (12,8), Formosa (11,3), Tucumán (11,2) y La Rioja (10,2). Probablemente la causa más importante de estas muertes fue la clara ausencia del Estado en garantizar estos derechos con la Provincia comandada por del Gobernador Juan Manuel Urtubey, que en 12 años de gestión no pudo hacer realidad la esperanza, ni garantizar las obras de infraestructura, la provisión de agua segura ni alimentaria para los departamentos más afectados por la pobreza. A pesar de que en el año 2014 recibiera un fondo de 650 millones de pesos, que en teoría iban a ser destinados a obras de saneamiento hídrico para mejorar la calidad de vida de miles de salteños.  


Un camino para reducir la pobreza
Lejos de endilgar culpas a alguien por la situación crítica de la provincia, el actual Gobernador de Salta, Gustavo Sáenz, decidió visibilizar la situación en la que se encuentran las comunidades aborígenes desde hace años. En su primer gran desafío de gestión, reconoció  que para reducir la pobreza no solo es importante crecer de forma sostenida, sino que también se debe llevar a cabo una estrategia integral y coordinada que se sostenga en el tiempo. La anticipada visita del ministro de Desarrollo Social de la Nación, Daniel Arroyo, donde se acordó la entrega de 65.000 tarjetas alimentarias y se firmó después un convenio para el otorgamiento de 40.000 módulos alimentarios durante cuatro meses, con la provisión de agua potable con camiones cisterna del ejército, la realización de nuevos pozos de agua, la convocatoria a una mesa multisectorial para desarrollar  una estrategia mancomunada, coordinada e integral que involucre a diversos actores de la sociedad, y con la declaración de una emergencia sociosanitaria en la Provincia, Gustavo Sáenz, definitivamente tomo la decisión de enfrentar la problemática, y sin vergüenza ni ponerse colorado, le mostró al país la triste realidad de la Provincia de Salta.    


Acciones
El Gobierno de la Provincia de Salta apunta a cubrir de forma inmediata las necesidades de alimentación, salud y agua segura de los pobladores de los departamentos de San Martín, Rivadavia y Orán. La medida tendrá una vigencia de 180 días y podrá ser prorrogada por 90 días más en caso de ser necesario. “Declaramos emergencia sociosanitaria en San Martín, Rivadavia y Orán. Vamos a dirigir nuestros mayores esfuerzos para asistir de manera inmediata a los sectores más vulnerables con medidas y acciones prioritarias en búsqueda de soluciones superadoras que permanezcan en el tiempo”, tuiteó Sáenz anoche, a través de su red social.